Breves apuntes camino a Pentecostés

  • Blog

Diez criterios para identificar y discernir el Espíritu desde una perspectiva cristocéntrica

Por Mons. Luis Marín de San Martín, O.S.A.
Mons. Luis Marín de San Martín, O.S.A.
Sub-secretario del Sínodo de los Obispos

1. Nadie sin conocer a Jesús puede recibir el Espíritu, nadie sin recibirlo puede confesar a Jesús.

2. El Espíritu nos hace reconocer a Cristo como potencia y vida, en el escándalo y la debilidad.

3. El Espíritu nos orienta a la liberación no «del» cuerpo, sino «en» el cuerpo, superando todo dualismo y espiritualismo.

4. El Espíritu nos orienta no a la ley, al poder ni al deseo; sino a la fe en el Cristo Pascual que nos justifica.

5. El Espíritu libera al ser humano de la angustia y de sus límites, lo abre a la extensión de la gloria de Dios.

6. El Espíritu no suprime la diferencia de naturaleza entre Dios y el ser humano, más bien nos hace reconocer su trascendencia y santidad, y nos revela su ser amoroso y dialogante.

7. El Espíritu nos impulsa a abandonar las obras de la carne y abrazar el fiel servicio en la vida cotidiana.

8. Los dones y frutos del Espíritu se orientan siempre hacia la comunidad (la Iglesia).

9. El Espíritu es Don: está más allá de nuestro valor y nuestros méritos.

10. El don supremo del Espíritu es el amor que tiene su medida y su meta en Cristo.

«La presencia del Espíritu siempre anima a los cambios, por eso Pentecostés conduce a la reflexión del ser y el hacer; dejando claro, que los cambios no tienen naturaleza periférica».

Mons. Luís Marín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *