Reflexión dominical

XI Domingo del Tiempo Ordinario (13 junio 2021)

Ezequiel 17, 22-24; Sal 91, 2-3, 13-14, 15-16; 2 Corintios 5, 6-10; Marcos 4, 26-34 Este domingo tenemos una luminosa Palabra que se nos propone. Donde todo gira en torno al «trabajo apostólico generoso de sembrar la Palabra». La de Jesús el Señor. Él es el sembrador. No hay que olvidarlo. El texto de Ezequiel debemos situarlo como una promesa de restauración después de la catástrofe. Todo el c. 17 tiene esa dimensión y se explica ante la calamidad del destierro de Babilonia que tiene sus etapas. Y esa historia de ruina solamente la puede arreglar Dios, contando con un pueblo que se fíe de su palabra manifestada por los profetas verdaderos. Dios a partir de lo viejo y lo antiguo es capaz, de sacar algo nuevo y entonces lo viejo dejará su arrogancia, como el cedro altísimo. De un cogollo insignificante nacerá un cedro nuevo, en lo más alto de la montaña que no puede ser más Sión, Jerusalén. Por su parte las reflexiones escatológicas de Pablo frente a su ministerio siguen siendo las… Leer más »XI Domingo del Tiempo Ordinario (13 junio 2021)

Solemnidad de Corpus Christi (6 de junio 2021)

Éxodo 24, 3-8; Sal. 115, 12-13. 15 y 16bc. 17-18; Hebreos 9, 11-15; Marcos 14, 12-16. 22-26 Celebramos hoy con amor la Eucaristía y adoramos con fervor el Cuerpo del Señor. Porque la Eucaristía es el sacramento del inmenso amor del Señor en el que se conmemora su Pascua salvadora; es el Sacramento que vivifica, alimenta y fortalece nuestra existencia cristiana. Vivir de la Eucaristía y vivir la Eucaristía, con todo lo que ello implica, es el compromiso que renovamos en este hermoso día “que reluce más que el sol”, como reza el refrán popular. En la primera lectura del libro del Éxodo, Moisés bajando del monte, comunica la experiencia que había tenido de Dios, de sus palabras, que han de considerarse como palabras de la Alianza que Dios había sellado anteriormente con su pueblo con el Código de la Alianza cuyo corazón es el Decálogo. El misterio de la sangre, de su aspersión, expresa el misterio de comunión de vida entre Dios y su pueblo ya que, según se pensaba, la vida estaba en… Leer más »Solemnidad de Corpus Christi (6 de junio 2021)

Solemnidad de la Santísima Trinidad (Domingo 30 de mayo)

Deuteronomio 4,32-34.39-40; Salmo 33; Romanos 8,14-17; Mateo 28,16-20 Yo quisiera invitarlos a que comenzáramos nuestra reflexión de hoy, haciéndonos una pregunta: ¿qué tenemos en común todos los que estamos reunidos hoy en este templo?, ¿por qué siendo todos tan distintos en cuando a la edad, a las ocupaciones y a los estilos de vida, nos reunimos en un mismo lugar? Y la respuesta no es otra que la fe que juntos profesamos; como bien lo dice San Pablo: “Un solo Señor, una sola fe, un solo Bautismo, un solo Dios y Padre”. Todos los que estamos aquí reunidos en este Domingo, lo hacemos porque cada uno, a su manera y desde sus posibilidades, ha podido tener una experiencia de Dios, se ha encontrado con Dios en su vida, y producto de ese encuentro ha brotado la fe, que es la respuesta adecuada del hombre a la presencia y a la acción de Dios. Nos reunimos aquí, unidos en la diversidad, porque todos nosotros profesamos una misma fe, que no es solo nuestra, es la fe… Leer más »Solemnidad de la Santísima Trinidad (Domingo 30 de mayo)

Solemnidad de Pentecostés (Domingo 23 de mayo)

HECHOS 2,1-11; SALMO 103; 1 GÁLATAS 5, 16-25; JUAN 15, 26-27/16, 12-15 Es el día de Pentecostés. Hace cincuenta días celebrábamos con gozo la gran fiesta de la Resurrección del Señor, su victoria sobre el pecado y sobre la muerte; y hoy, al finalizar este tiempo de Pascua, la Iglesia nos invita a contemplar el cumplimiento de la promesa del Señor, cuando después de subir al cielo, envió sobre sus discípulos el Espíritu Santo, paráclito. Es un día para celebrar que nosotros no estamos solos, que el Señor ha cumplido su promesa de estas para siempre con nosotros, y para ello nos envió al consolador, al Espíritu de la verdad. Es lo que escuchábamos en la primera lectura de este día, cincuenta días después de la Pascua, los apóstoles reunidos en Jerusalén, reciben al Espíritu Santo, que transforma sus vidas, que les da la fuerza necesaria para salir a anunciar la Buena Noticia de Jesucristo a todos los hombres. Hoy, 50 días después de que nosotros celebráramos la Pascua, también estamos reunidos en la espera… Leer más »Solemnidad de Pentecostés (Domingo 23 de mayo)

Solemnidad de la Ascensión del Señor (Domingo 16 de mayo)

HECHOS 1,1-11; SALMO 46; EFESIOS 4, 1-13; MARCOS 16, 15-20 “El Señor asciende entre aclamaciones”, esta frase que repetíamos en el Salmo responsorial, es toda una profesión de fe, que sintetiza el misterio que la Iglesia celebra este día: la Solemnidad de la Ascensión del Señor. Hemos estado celebrando este tiempo de Pascua, en el que hemos hecho memoria de la Resurrección del Señor Jesús, levantado por el poder de Dios Padre de entre los muertos, y que durante cuarenta días se apareció a sus discípulos, mostrándoles que estaba vivo. Pero al cumplirse el tiempo el Señor Jesús subió al cielo, sentándose a la diestra de Dios Padre, como rezamos en el credo. Esta fiesta de la Ascensión es la exaltación definitiva de Cristo, constituido por Dios como Señor de vivos y muertos; es el “sí” definitivo que el Padre ha dado a la obra salvadora de su Hijo, que ha llegado a su culmen con la Resurrección de Cristo; es el día en que Cristo, según la expresión de la carta a los Hebreos,… Leer más »Solemnidad de la Ascensión del Señor (Domingo 16 de mayo)

Sexto Domingo de Pascua (Ciclo B)

HECHOS 10,25-26.34-35.44-48; SALMO 97; 1 JUAN 4, 7-10; JUAN 15, 9-1 Vamos avanzando en el camino de nuestra Pascua; ya el próximo domingo vamos a estar celebrando la ascensión del Señor al cielo, y estaremos aguardando junto con toda la Iglesia el don del Espíritu que vendrá sobre nosotros en Pentecostés. Pero antes de celebrar estos misterios, la Iglesia nos invita hoy a que volvamos nuestra mirada al resucitado, para descubrir cuál es la tarea, cuál es el mensaje que Él nos deja como síntesis de su vida. En el Evangelio hemos leído un aparte del capítulo 15 de San Juan; este texto está en el marco del gran discurso de despedida que el Evangelista pone en labios de Jesús, después de lavar los pies de sus discípulos. Se trata de las instrucciones finales que el maestro regala a los suyos para que comprendan bien lo que deben hacer después de que ocurran todos los acontecimientos de la pasión, muerte y resurrección. Y todo ese discurso de Jesús, puede sintetizarse muy bien en una sola… Leer más »Sexto Domingo de Pascua (Ciclo B)

Quinto Domingo de Pascua (Ciclo B)

HECHOS 9, 26-31; SALMO 21; 1 JUAN 3, 18-24; JUAN 15, 1-8 Han pasado varias semanas desde que celebramos con gozo la Resurrección del Señor el día solemne de la Pascua; y el quehacer de todos los días, la vida cotidiana con sus problemas y sus dificultades va haciendo que esa alegría que experimentábamos por sentir tan viva la presencia del Señor, vaya quedando como una cosa del pasado. La Liturgia de la Palabra de este domingo, quiere justamente enseñarnos que la vida cristiana implica un esfuerzo constante, una lucha cotidiana por encontrarse con el Señor, por renovar la experiencia de su presencia viva y resucitada en nosotros. En el evangelio que acabamos de escuchar, el Señor nos presenta la alegoría de la vid; una bellísima imagen que el Señor usa para mostrarnos la realidad de íntima comunión y unidad que debe existir entre Él y nosotros: como los sarmientos permanecen unidos a la vid, así el cristiano debe permanecer siempre unido al Señor, pues sin Él nada podemos hacer. Así como las ramas de… Leer más »Quinto Domingo de Pascua (Ciclo B)

Reflexión Domingo de Ramos

El profeta Isaías nos ha delineado hoy en la primera lectura que hemos escuchado la figura del Mesías que vendrá en nombre de Dios para salvar y liberar al pueblo de Israel; nos ha dicho: “Mi Señor me ha dado una lengua de iniciado, para saber decir al abatido una palabra de aliento”. Es una expresión bien significativa porque nos muestra sobre todo que la misión del enviado de Dios es la de devolver la esperanza a un pueblo que vive en medio de las luces y sombras de su historia de su historia, revelando así el misterio de la misericordia de Dios. Unos seis siglos después de que el profeta escribiera estas palabras, otro escritor, el autor de la carta a los hebreos, comenzaba su gran sermón diciéndonos: “Muchas veces y de muchos modos habló Dios en el pasado a nuestros Padres por medio de los Profetas; en estos últimos tiempos nos ha hablado por medio del Hijo”. Esta no es una expresión gratuita, se trata en sí misma de toda una profesión de… Leer más »Reflexión Domingo de Ramos

Reflexión V domingo de Cuaresma

A las puertas de la Semana Mayor, la liturgia de este domingo, quinto de nuestro camino cuaresmal, quiere introducirnos espiritualmente en este tiempo fuerte que se acerca, invitándonos a descubrir todo el sentido que encierra. Durante los tres primeros domingos de cuaresma, en la primera lectura, estuvimos escuchando las sucesivas alianzas de Dios con los hombres: la alianza con Noé, con Abraham y con Moisés y el pueblo de Israel en el Sinaí. Todas ellas nos invitaban a pensar en que Dios sale al encuentro del hombre para revelarle su proyecto salvador, y eran entonces la invitación a responder desde la fe a esa experiencia de amor de Dios.  Sin embargo, la primera lectura del pasado domingo, nos puso frente a una realidad dolorosa y contradictoria: la de nuestro pecado, como ingratitud hacia el Dios que ha sido sólo amor y misericordia. Veíamos entonces cómo muchas veces los hombres hemos quebrantado la alianza de Dios, abandonándonos en nuestros caprichos y pecados. Pero como bien lo dice San Pablo: “donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia”,… Leer más »Reflexión V domingo de Cuaresma

Reflexión IV domingo de Cuaresma

La liturgia de la Palabra de este Domingo, comienza por poner ante nuestros ojos la realidad del pecado y sus consecuencias. La primera lectura, tomada del segundo libro de las crónicas, nos ha narrado justamente como el pueblo de Israel, ese pueblo elegido y amado por Dios, comenzó a separarse del Señor, buscando seguir sus propios caprichos y deseos, a tal punto que terminaron por olvidarse por completo de Dios y fue entonces cuando vino sobre ellos la desgracia. Se trata de un relato que nos habla acerca de lo que es el pecado del hombre, que ante todo debe ser entendido como una traición al amor. Si el pueblo había descubierto y experimentado el amor providente de Dios que había estado con ellos, que los había acompañado, que los había liberado de la esclavitud, lo mínimo que podía hacer el pueblo era mantenerse fiel al Dios que había hecho alianza con ellos; y sin embargo, se alejaron de Él y traicionaron el amor con el que Dios los había amado. El profeta Oseas utiliza… Leer más »Reflexión IV domingo de Cuaresma